Saltear al contenido principal

Circulando a través del tiempo: la historia de los aretes de aro

Dando vueltas a través del tiempo La historia de los pendientes de aroNada remata un atuendo como un par de aros; son audaces, llamativos y hacen una declaración. La tendencia de usar aretes de aro puede parecer de moda en este momento. Sin embargo, es posible que se sorprenda al saber que la tradición tiene siglos de antigüedad. Durante miles de años, hombres y mujeres de muchas culturas han lucido con orgullo pendientes de aro. Los aros son algunos de los accesorios más antiguos (y audaces) que existen, y por una buena razón. Se tejen a través de numerosas culturas antiguas y siguen siendo una tendencia de estilo significativa en todo el mundo.

Pero, ¿de dónde se originaron los pendientes de aro? ¿Qué cultura fue la primera en usar aros? ¿Cuál es el simbolismo de llevar pendientes de aro?

Es hora de investigar un poco la increíble historia de los pendientes de aro. Desde los inicios antiguos hasta las tendencias modernas, rodeado de este único accesorio se encuentra un mundo de cultura y tradición. ¡Echemos un vistazo!

Pendientes de aro: orígenes antiguos

Lo primero a tener en cuenta es que los pendientes han existido desde la antigüedad. También se hicieron populares en muchas culturas del mundo antiguo. Los pendientes de aro hicieron su debut en áreas alrededor de Mesopotamia. Los historiadores dicen que las mujeres sumerias usaron los primeros aros de oro alrededor del 2500 a. C. Al mismo tiempo, los pueblos antiguos de la civilización africana, Nubia (ahora Sudán), fueron algunas de las primeras personas del mundo en usar aros.

Con el tiempo, los aros se arraigaron en la cultura y la tradición. Hicieron un debut en la cultura egipcia alrededor del 1500 a. C. ¿Qué hizo que este accesorio fuera tan apreciado por todos? Algunos creían que los aros simbolizaban la riqueza, mientras que otros los usaban para enfatizar la belleza.

Con el apoyo de un rico simbolismo, los pendientes de aro finalmente se abrieron paso en otras partes del mundo. Los orfebres griegos comenzaron a fabricar aretes de aro en el primer milenio a. C. Los orfebres etruscos no se quedaron atrás. Los griegos y los etruscos crearon su propia variación, que consideraron un signo de riqueza y prosperidad. Ambas culturas se enorgullecieron de combinar accesorios con arte mientras conceptualizaban su interpretación de esta amada joyería. Cada conjunto presentaba diseños y adornos intrincados como cuentas, piedras preciosas y flores.

Pronto, los pendientes de aro se infiltraron en la expansión y el dominio del Imperio Romano. Al principio, estos pendientes no fueron bienvenidos en la cultura romana. Sin embargo, los pendientes de aro se convirtieron en un accesorio popular entre hombres y mujeres a medida que crecía el imperio. Incluso Julio César, posiblemente el líder más famoso de Roma, usó aros cuando gobernó el imperio. ¿“Veni, Vidi, Vici”? En el caso de los pendientes de aro, ¡parece que sí!

A medida que la influencia de Roma en el mundo antiguo disminuyó, surgieron otras formas de aretes de aro. Los aros bizantinos se hicieron populares entre las culturas antiguas. Estos aros eran de oro simple con colgantes de perlas colgados de cadenas, una tendencia inconfundible en el mundo antiguo.

¿Los pendientes de aro siguieron siendo populares en los años siguientes? La edad oscura extinguió muchas tendencias y los pendientes de aro pasaron de moda.
La historia de los pendientes de aro

Edad Media / Renacimiento: un declive en la moda del aro

Hay algunos relatos de personas de la realeza que usaban aretes en la Edad Media europea. Sin embargo, existe un consenso generalizado de que los pendientes, en general, pasaron de moda durante este tiempo en Europa. Algunos especulan que fue por la moda de cuello alto y los peinados de la época.

Los pendientes no regresaron a la cultura europea hasta el siglo XVI, cuando la tan deseada ligereza del Renacimiento resucitó las tendencias joviales de la moda. Aún así, muchos europeos prefirieron los pendientes de broche o los colgantes en forma de pera.

Con la falta de éxito en tierra, los aros se convirtieron sorprendentemente en una tendencia marítima usada por los piratas.

Se especula que los piratas llevaban aros de oro como enhorabuena por haber superado un viaje difícil. Otros creen que usaban aros como amuleto de protección. Y algunos pensaron que usarlos curaría el mareo, mientras que otros creían que evitarían que un hombre cayera por la borda. Independientemente del motivo, ¡está claro que a los piratas les encantaban los pendientes de aro! ¿Quien sabe?

Si bien los aretes de diseño más simple aumentaron en popularidad en el siglo XVIII y principios del XIX, los aretes de aro continuaron siendo una joya escondida en culturas de todo el mundo.

La década de 1820: el círculo de aros vuelve con estilo

Los aros regresaron a nivel mundial a principios del siglo XIX. ¿A qué debemos nuestro agradecimiento por devolver los aros a la moda convencional? ¡Resulta que los diseñadores estaban canalizando la inspiración de las culturas antiguas! Observaron las tendencias de la moda romana y griega y diseñaron joyas que embellecieron la estética romántica.

Los aretes de aro entraron y bajaron de popularidad durante el resto del siglo XIX. Su popularidad depende en gran medida del peinado que llevaran las mujeres en ese momento. Si el peinado cubría las orejas, entonces prácticamente no había necesidad de usar aretes. ¿Pero si las orejas estuvieran a la vista? Los pendientes de aro salieron a jugar.

Principios de la década de 1900: surge el Fénix … y lleva aros

Los pendientes ganaron un impulso constante a principios del siglo XX. Algunas culturas occidentales protestaron por completo porque lo consideraron un acto bárbaro. Muchas personas asociaron la perforación de orejas con las culturas nativa americana y latina, lo que creó un estigma en la cultura occidental. Irónico, entonces, considerando que la cultura occidental la adoptó tan ampliamente años después.

A medida que la moda y los peinados cambiaron en la década de 1920, los aretes se convirtieron nuevamente en un accesorio popular. El pendiente de aro, en particular, tuvo un gran impacto con el descubrimiento de la tumba del rey Tutankamón en Egipto en 1922. Las sociedades occidentales recordaron estilos y rituales antiguos, y pronto, las mujeres de todo el mundo usaban aros, comúnmente con un corte de pelo bob. Con el surgimiento de Hollywood, las celebridades usaron aretes en las décadas de 1940 y 1950. Y en los talones de esta gran tendencia hubo una década que definiría los pendientes de aro para siempre.

La década de 1960: aros y empoderamiento femenino

En la década de 1960, cada vez más mujeres se arreglaban el cabello y usaban aros. Se convirtieron en un símbolo del poder femenino durante el movimiento feminista, especialmente entre las mujeres afroamericanas y latinas. Los aretes de aro se convirtieron en sinónimo de empoderamiento femenino durante los años 60 y 70 y fueron el accesorio elegido para hacer una declaración.
La historia de los pendientes de aro

Los años 80 hasta ahora: ¿Qué significan los pendientes de aro hoy?

Más mujeres latinas y afroamericanas de clase trabajadora comenzaron a usar aros en la década de 1980. Sigue siendo un accesorio central dentro de estas comunidades. Para muchas de estas mujeres, el pendiente de aro es más que un accesorio, pero está incrustado en su orgullo y empoderamiento como mujeres de color. Es un símbolo de su cultura, ascendencia y fuerza.

Recientemente, ha habido cierto debate sobre si la gente que usa aretes de aro como tendencia de moda es una forma de apropiación cultural. Las mujeres y los hombres han usado aretes de aro a lo largo de los siglos y siguen siendo una parte importante de la identidad y la tradición cultural.

Lo que los hace tan importantes es que tienen un significado especial para cada persona. Sobre todo, cuando usa aretes de aro, ejerce su independencia como mujer y hace una declaración audaz. “Soy mujer, escúchame rugir” … en mis pendientes de aro, claro.

COMPRAR PENDIENTES

 

5ed5aace0cbe5
Volver arriba